Analítica

Estudiar, examinar e investigar los datos

La importancia de la analítica web en marketing digital

En primer lugar, datos y analítica web forman un tándem en la que los datos son el pilar de la analítica web y la analítica web bebe de los datos. Así, pasamos al segundo punto, los resultados, ya que los datos sirven para obtener información relevante para que sea interpretada para detectar oportunidades.

 

Las últimas piezas la componen los objetivos, estrategias y decisiones. Y es que, son necesarios para poder huir de la mera intuición: si tenemos unos objetivos corporativos que marcan la estrategia de la marca las decisiones que tomemos deben respetar dichos objetivos y apoyarse en datos, analítica web y resultados para cerciorarse de que todo funciona.

 

Pero claro, obtener todos estos datos se dibuja a priori sencillo de imaginar. ¿O no? Pueden surgir multitud de dudas, como qué datos buscar, dónde buscarlos o cómo encontrarlos. Bueno, en realidad el cómo es el método que anteriormente hemos señalado, y el dónde sería la herramienta que se usaría – Welovroi, por ejemplo –, por lo que queda el qué. En realidad se trata de qué información debemos comprobar.

¿Quieres saber más?


El método a seguir para una buena analítica web

En primer lugar, datos y analítica web forman un tándem en la que los datos son el pilar de la analítica web y la analítica web bebe de los datos. Así, pasamos al segundo punto, los resultados, ya que los datos sirven para obtener información relevante para que sea interpretada para detectar oportunidades.

 

Las últimas piezas la componen los objetivos, estrategias y decisiones. Y es que, son necesarios para poder huir de la mera intuición: si tenemos unos objetivos corporativos que marcan la estrategia de la marca las decisiones que tomemos deben respetar dichos objetivos y apoyarse en datos, analítica web y resultados para cerciorarse de que todo funciona.Pero claro, obtener todos estos datos se dibuja a priori sencillo de imaginar. ¿O no? Pueden surgir multitud de dudas, como qué datos buscar, dónde buscarlos o cómo encontrarlos. Bueno, en realidad el cómo es el método que anteriormente hemos señalado, y el dónde sería la herramienta que se usaría –Welovroi, por ejemplo –, por lo que queda el qué. En realidad se trata de qué información debemos comprobar.

KPI, la base de una buena analítica web

El indicador que se debe de buscar lo debemos de establecer desde la empresa o el departamento de marketing y analítica. Se trata del KPI – Key Performance Indicatorconocido en castellano como indicador clave, medidor de desempeño o indicador clave de rendimiento. Es el valor del indicador que está directamente relacionado con un objetivo previamente fijado. Es decir, del objetivo del departamento de marketing digital que debe ir directamente relacionado con los objetivos corporativos.

 

Así, un KPI se diseña para mostrar cómo es el progreso en un proceso o producto en contreto, por lo que es un indicador de rendimiento. Por eso existen KPI para diversas áreas de la empresa. Tanto para el departamento de ventas, como el de logística, compras o servicio al cliente. Las empresas grandes o pequeñas disponen de KPI que demuestran si las acciones desarrolladas están dando sus frutos o si, por el contrario, no se progresa de la manera esperada.

Dashboard, reporting y CRO: lo que no debes olvidar

Los beneficios para la empresa quedan claros: el seguimiento y cumplimiento de los objetivos. Pero, ¿cómo poder entender todos estos datos? Aquí es donde entra en juego el término dashboard, que es una representación gráfica de las principales métricas o KPI que intervienen en la consecución de los objetivos de una estrategia de Inbound Marketing.

Esta herramienta nos permite visualizar el problema y favorecer la toma de decisiones orientada a mejorar los posibles errores que podamos estar cometiendo. El fin último es transformar los datos en información útil para orientar nuestra estrategia hacia la consecución de los objetivos planteados. Por eso, un buen dashboard se debe basar en las KPI correctas, ser visual, accionable y personalizado.

 

Por otra parte, entra en juego el quién y el qué. O sea, el reporting, que es otra clave de la analítica web y se trata sencillamente de la acción de realizar el análisis o de identificar el estado de las KPI de forma periódica. Los mandos de dirección que se encargan de realizar el reporting y de analizar el negocio con una frecuencia diaria o semanal, teniendo en cuenta las transacciones del año en curso y a veces también los datos del año anterior. Necesitan conocer una única “verdad” y realidad de la compañía cuando ellos determinen, por lo que el reporting tiene que ser ágil, inmediato, rápido, flexible, fiable, seguro, personalizado, con la información empresarial actualizada.

 

Por último, ¿recuerdas que el final del proceso que comentábamos al principio se basaba en la toma de decisiones? Pues en esta línea se define el CRO. Es decir, la optimización de la tasa de conversión o CRO – del inglés, Conversion Rate Optimization –, es una disciplina del marketing digital orientada a mejorar el porcentaje de visitantes de una página web que se convierten en clientes o, de forma más general, que realizan cualquier acción deseada en dicha web.

 

Ahora que ya conoces todos los aspectos claves de la analítica web estás preparado para sumergirte en los entresijos de este sinfín de datos. Recuerda que aparte de llevar a cabo un proceso ordenado debes tener en cuenta, en resumen, los puntos más importantes: búsqueda, organización, análisis, interpretación, toma de decisiones y seguimiento.

Programar una llamada